Vida Sana

Elongación: qué es y por qué debemos realizarla en el deporte

La elongación es un ejercicio de extrema importancia a la hora de practicar algún deporte, ya que mejora tu flexibilidad y evita lesiones musculares.

Puede parecer la parte más aburrida de hacer actividad física, pero si hablamos de salud y prevención en el deporte no podemos olvidarnos de la elongación.

La elongación es vital para lograr beneficios en el deporte, no solo porque ayuda a preparar los músculos antes del ejercicio y contribuye a su flexibilidad, sino también porque evita la aparición de dolores e, incluso, de posibles lesiones.

En este artículo te contamos más sobre esta práctica para que hagas deporte de manera más segura.

¿Qué es la elongación?

La elongación o estiramiento es un tipo de ejercicio que se debe realizar en forma lenta, estable, precisa y continua. Es uno de los métodos más utilizados para devolverle al sistema muscular su capacidad de trabajo; es decir, su flexibilidad y contractilidad.

Se lleva a cabo a través de movimientos de flexión, extensión o rotación de –por ejemplo- la espalda, el cuello, las piernas, los brazos, la cadera, y también las manos y los pies.

Para evitar el dolor o sensaciones incómodas, hay que elongar con frecuencia, aumentando el máximo ángulo de extensión del músculo y el tendón. Como mencionan algunos profesionales de la kinesiología, es común ver, particularmente en jóvenes, con dolencias musculares que se podrían evitar por medio de esta práctica.

¿Para qué sirve la elongación?

Elongar es beneficioso para la movilidad articular y nos hace más elásticos. Además, su práctica recurrente ayuda a recuperar los músculos de fatigas provocadas por el estrés del esfuerzo físico, así como favorecer la buena postura y reducir el riesgo de lesiones.

Los ejercicios de flexibilidad son ideales para los músculos, ya que logran una movilidad más fluida y suelta, así como también mejoran su estado general. Sin embargo, no debes olvidar que, para mantener una buena salud física es necesario complementar con una buena hidratación, una dieta balanceada y poner mucha atención ante las señales que te pueda dar tu cuerpo cuando lo ejercitas más de la cuenta, tal y como recomienda el Instituto Nacional de la Artritis y las Enfermedades Musculo-esqueléticas y de la piel.

¿Cómo y cuándo elongar?

La elongación es un tipo de ejercicio que no debe estar necesariamente ligado de forma exclusiva a la rutina deportiva. Debido a sus múltiples beneficios, es una práctica que perfectamente podrías realizar en sesiones especialmente dedicadas a ello, un par de veces a la semana, acompañadas de un poco de calentamiento.

Existe además la opción de realizar elongaciones antes y después del ejercicio, pero en cada caso debes tener ciertas consideraciones que dependen del deporte que realizas y de tu condición física.

Debes tener en consideración que existen distintos factores que afectan la flexibilidad tanto intrínsecos (tu estructura corporal) como extrínsecos (temperatura, estado emocional o cansancio, entre otros factores externos).

Elongaciones previas al ejercicio

Estas se realizan después de ejercicios para entrar en calor (más conocidos como “calentamiento”), y evitar así posibles lesiones. Se debe estirar de forma controlada y paciente todos los músculos que vayamos a utilizar durante el deporte o, por lo menos, los grupos musculares más grandes.

Hay que tener especial cuidado ya que los músculos estarán recién entrando en calor, por lo que se debe hacer de forma suave, con cuidado y sin dolor.

Elongar después de ejercitar

También es clave elongar luego de hacer el ejercicio, ya que permite bajar la intensidad de forma más gradual y reduce los dolores musculares posteriores al entrenamiento, al ser una forma de estimular la regeneración de las fibras de tus músculos.

Ya sea de pie, sentado o recostado en el piso, con o sin ayuda de objetos o terceros, es importante elongar cuidadosamente, en especial si realizamos deportes de alto rendimiento.

Tipos de elongación

Tal y como mencionamos anteriormente, depende del tipo de deporte que hagas para saber cuáles son los mejores tipos de elongación a realizar. A continuación, te mencionaremos algunos, pero te recomendamos asesorarte con un profesional de la salud para saber qué es lo mejor para ti.

  • • Elongación balística: movimientos rápidos de rebote o balanceo que buscan estiramientos rápidos para superar en pequeñas porciones el límite de flexibilidad.
  • • Elongación estática: técnica que busca mantener una posición (que no sea dolorosa) por algunos segundos.
  • • Elongación dinámica: movimiento que, con un impulso, se contraen los músculos antagonistas (por ejemplo, los de la otra extremidad contraria a la que estás elongando) y se mantiene la postura.

¡Nunca dejes de elongar!

La elongación es fundamental para cuidar los músculos y evitar dolores y lesiones durante el deporte.

¿Y sabes qué otra cosa es también importante? Contar con un Seguro de Deportes que te permite hacer tus actividades favoritas sin preocupaciones.

En BICE VIDA tenemos el plan perfecto para tiConoce nuestro Seguro de Deportes, con el cual podrás mantenerte activo con la tranquilidad de estar protegido, y que tu única preocupación sea hacer deporte y elongar correctamente.